bolivia2 bolivia4 bolivia5 bolivia6 bolivia3 bolivia7 infos1 infos3 infos5 infos6 infos4 infos7

Inicio > Descripción de Bolivia

Bolivia, descripción

 

Bolivia... ¿Como hablar de este país sin caer en la trampa de los superlativos fáciles o más delicado todavía, sin contradecirse ?
Hace algunos días, Apolino, un lanchero de la Amazonia me resumía de esta forma su país, imposible de retener: "¿BOLIVIA ? ¡ TODO ES POSIBLE, NADA ES SEGURO !". En resumen aquí ¡ todo es posible (realmente) pero nada es seguro (nunca) !

Porque Bolivia es todo y su opuesto : fascinante, atractivo, pero también fatigoso por sus inevitables imprevistos, insólito o desconcertante inclusive para un residente como yo. Algo es seguro, es un país que deja huella por su contraste y sus extremos.
Primero su geografía. Dos veces más grande que Francia, Bolivia ofrece una diversidad increíble. El Altiplano, los Llanos (las grandes planicies del Oriente), el lago Titicaca, los Yungas, el Lipez, la Amazonia, tantos nombres para describir paisajes tan diferentes unos de otros.

El Altiplano ubicado a 4000 metros y rodeado de montañas que culminan a más de 6000 metros de altura, llanos infinitos perdiéndose en los confines de Brasil y de Argentina, desierto de piedras y volcanes donde las temperaturas oscilan entre + 20 y - 25 grados en el lapso de 24 horas, valles intertropicales con un dulce calorcito...
No es extraño comenzar el día sobre un glaciar, los crampones bien puestos, a más de 5000 metros de altura, y teminar al borde de una cascada, un zumo de papaya en la mano y escuchando el canto de los loros.

Después su población. Más de 12 millones de habitantes, de los cuales 8 millones son indígenas, que a parte de tener un pasaporte igual a menudo no tiene ninguna similitud. Un Aymara del Altiplano no tiene efectivamente nada que ver con un Yungueño y menos todavía con un indígena de la Amazonia. El color de piel, idioma, tradiciones, todo cambia completamente.
Al respecto, Bolivia constituye sin duda el último refugio de numerosas culturas amerindias : Quechua, Aymara, Guarani, Tacana, Pano, Aruaco, Chapacura, Botocudo ...

Para convencerse de ello, basta con pasearse por la La Paz, ciudad crisol por excelencia, y seguir un poncho de colores del arcoiris o una cholita atareada de los diversos mercados de la ciudad, o mezclarse, aparentemente en el gran desorden, de las decenas de puestos multicolores y perfumados.

Después uno coteja en forma de paradoja : que a pesar de una historia y una cultura eminentemente ricas, Bolivia está todavía muy lejos de atraer a la cantidad de viajeros que debiera merecer. Pues a diferencia de Perú, los gobiernos que se han sucedido sólo han tomado conciencia recientemente del atractivo que representa su patrimonio.
En un territorio rebosante, todavía no se ha terminado de censar los sitios precolombinos que los españoles destruyeron o enterraron para poder imponer su autoridad y su religión. Y los que ya han sido descubiertos no son puestos en valor como lo merecen.

¿Quién sabe, por ejemplo, que en las orillas del lago Titicaca se asentó el imperio de Tiwanaku, primera civilización del continente? ¿Que los Incas, siglos más tarde, asimilaron y se apropiaron de sus conocimientos, sus técnicas y sus creencias?.

De la ausencia del turismo de masas, Bolivia ha obtenido provecho. Ha podido conservar intactas sus tradiciones y sus costumbres. Su folklore sigue siendo ingenioso, en todas las regiones y, todavía más sorprendente, en todas las esferas sociales de la población, sin distinción alguna; de tal manera que música y danzas ancestrales se perpetúan durante las innombrables fiestas religiosas o civiles del calendario.

La más importante de ellas es el carnaval de Oruro que tiene lugar en febrero y que reúne a alrededor de 15000 músicos y bailarines venidos de todo el país, lo que lo vuelve el carnaval autóctono más grande del continente después del de Rio de Janeiro

La fiesta como liberación, el símbolo es conocido pero se sigue adaptado a la realidad boliviana.
¡ Ah ! uno se acuerda todavía de la calificación de Bolivia para la copa del mundo en 1994, después de la gran victoria en la fase de calificación contra Brasil. ¡ Es verdad, los pobres brasileños tenían las piernas cortadas en la cancha de Miraflores, a 3700 metros de altura !...

Otra paradoja y no menos importante : en este país en el que el ingreso por habitante es, en promedio, el más bajo del continente, los recursos son inmensos y sus límites aún desconocidos.
Las minas de Potosí, de la que los españoles extrajeron lo esencial, ¿no son consideradas como el yacimiento de plata más importante jamás descubierto ? Y ¿qué decir de los 3 bolivianos "barones del estaño", que formaban parte de las 10 más grandes fortunas del mundo a principios del siglo XX ?
Enormes reservas de gas natural acaban de ser descubiertas cerca de Tarija y las reservas de litio más importantes del planeta se esconden bajo la gran extensión de sal del Salar de Uyuni. Los más optimistas lo ven como una futura fuente de ingresos. Los más realistas como el terreno de enfrentamiento político para repartirse entre unos cuantos estas fabulosas riquezas.

Pues Bolivia es también un país corrupto. Ni contar los proyectos carreteros, puentes, escuelas u hospitales que han servido para financiar lujosas residencias. En el mejor de los caos, la ruta prometida será construida, pero con un espesor menor al previsto. Una o dos temporadas de lluvia después y no quedara gran cosa...

Uno de los puntos positivos ha sido, indiscutiblemente, la estabilidad democrática que ha conocido el país desde hace 20 años.
Si bien Bolivia tiene el récord de jefes de estado (alrededor de 180 en la misma cantidad de años desde su independencia) no ha tenido golpes de Estado desde 1981, en realidad una gran hazaña.
Pero no hay que equivocarse, la política se limita a un comercio de influencias y a intercambios de servicios con ida y vuelta.

No existe un verdadero debate de ideas, una sucesión de parodias y polémicas estériles, para muchos, las verdaderas decisiones eran tomadas por la Embajada de los Estados Unidos....

Bolivia: Felipe Quispe - Carlos Mesa
Felipe Quispe, líder del Movimiento Indígena Pachacuti (MIP), y el Presidente, Carlos Mesa
Bolivia: Evo Morales Ayma
Evo Morales, líder del Movimiento Al Socialismo (MAS)
En este país con un avenir incierto, las cosas se mueven sin embargo.
Después de los resultados inéditos de líderes populares como Evo Morales y Felipe Quispe, durante las elecciones presidenciales en 2002, se ha visto, por primera vez, a indígenas sesionar en el Parlamento.
Apenas un año después, en octubre / noviembre 2003, hartos del desprecio y la arrogancia de la clase dirigente, el pueblo de El Alto , se insurreccionaba y destituía al Presidente «Goni» Sánchez de Lozada (actualmente refugiado en Estados Unidos).
Los habitantes de El Alto pagaran su valor a un precio elevado. La brutal represión gubernamental causó decenas de muertos y centenas de heridos.
¿Fue el triunfo del pueblo contra las élites corruptas ? Desde su toma de poder, al atípico Presidente Carlos Mesa , aislado, le cuesta trabajo llevar a cabo una política reformista por la cual el pueblo votó en un Plebiscito.

La historia de Bolivia, marcada por el saqueo sistemático de sus riquezas por un puñado de poderosos socios de multinacionales extranjeras, ciertamente evoluciona, pero en proceso lento y doloroso.

Bolivia ha sabido conservar una rara autenticidad, y para el viajero que venga aquí por la primera será una experiencia única.
Riqueza de su gente y cultura, armonía de colores, rudeza y dulzor de clima.
Es por eso que la queremos. Y es por las mismas razones por las que Bolivia puede cansar.

Es uno de los países al fin del mundo que son un himno a la aventura, a los encuentros auténticos y a los imprevistos que se vuelven a menudo nuestros mejores recuerdos... ¡una vez de regreso a casa!