bolivia2 bolivia4 bolivia5 bolivia6 bolivia3 bolivia7 infos1 infos3 infos5 infos6 infos4 infos7

Inicio > BOL - Las Alasitas

BOL - Las Alasitas

LAS ALASITAS

Cada año en La Paz, a finales del mes de enero, tiene lugar una cita importante, mezcla de fervor religioso y creencias populares : la fiesta de las Alasitas, que en aymara significa « cómprame »
En medio de un sin numero de pequeños puestos alineados a lo largo de estrechos pasillos, podemos encontrar toda clase de objetos de la vida cotidiana que hábiles artesanos reproducen en miniatura, con una increíble preocupación por el detalle y por hacer que el objeto sea lo más parecido posible al de la realidad.
Cada uno de estos pequeños objetos simboliza un sueño. De acuerdo a la tradición, la persona que adquiere la miniatura obtiene el original en el curso del año.
En medio de filas frenéticas, el que está pensando construir su casa, comprará un pico y bolsas de cemento en miniatura, todo le cabrá en una mano.
El que desea viajar, saldrá con un pasaporte y un boleto de avión a penas más grande que un timbre de correo.
Las Alasitas: Bendicion de miniaturas
La bendición de los Yatiris

También es posible que algunos deseen cubrir todas sus necesidades, para lo cual comprarán un maletín de veinte por diez centímetros que contendrá ¡ un millón de dólares en pequeñas fracciones!

Después, al final de una procesión de gran colorido, todos los objetos adquiridos deberán ser bendecidos por un Yatiri, el chamán con poderes reconocidos y respetado por todos (incluso si no se confiesa abiertamente).
En medio de sortilegios y emisiones de humo de incienso, se reza con devoción. El ritual constituye una manera de mantener y alimentar la esperanza de un futuro mejor, donde las frustraciones harán espacio a la fortuna de repesenta el poseer.

La fiesta de las Alasitas obtiene su nombre de la leyenda del Ekeko (especie de “Dios de la Abundancia”), figura popular, generoso y comprensivo.
Ver leyenda del Ekeko.

Las Alasitas: Ekeko
El Ekeko, figura central de las Alasitas
Existen numerosas representaciones de éste carismático personaje, pero invariablemente está encarnado en un hombrecito que exhibe una impresionante barriga y un bigote que ponen en evidencia su jovialidad. Tampoco le puede faltar su cargamento de todo tipo de objetos.
La mayor parte de las figurillas, que se pueden adquirir en La Paz, lo representan vestido a la manera occidental, con zapatos de cuero, pantalón, saco y sombrero.

Pero el Ekeko es también un personaje eminentemente andino, razón por la cual a menudo está ataviado con un Iluchu (gorro de lana terminado en punta y que recubre sus orejas, típico del altiplano) y que llevar´s sin problema bajo si sombrero (la abundancia de bienes no hace daño). De vez en cuando, cambia sus zapatos de cuero por sandalias, como los campesinos del altiplano.

En el Ekeko se encuentra toda la capacidad de creación de los indígenas de La Paz, que han contagiado con su fe a la burguesía, para hacer de la fiesta de las Alasitas el reencuentro de todo un pueblo.
Festejando a este hombrecito, se está invocando la propia suerte para hacer realidad los deseos. Todo acontece bajo su protección, para que nunca falten los bienes materiales ni el amor en los hogares.

Más que la expresión de un folklore un tanto anticuado, las Alasitas son un elemento vital de la cultura andino-aymara.
Esta fiesta da lugar a una concentración masiva en la ciudad andina de La Paz (donde más del 80 % de la población es de origen indígena), y expresa por si misma la vivacidad de las creencias populares.

Las Alasitas: Puesto de miniaturas
Comerciante de las Alasitas